La “C” controladora.

Publicado por El Buen Campo DF en

La naturaleza está muy consciente del peligro de los radicales libres, tanto que a fin de controlarlos colocó una concentración natural de vitamina C en las paredes pulmonares internas. Por eso es bueno que los asmáticos tengan una alimentación rica en este nutriente antioxidante.

Dos estudios muy amplios, las Encuestas Nacionales de Salud y Análisis de la Nutrición, encontraron que las personas cuya alimentación contiene la mayor cantidad de vitamina C tienen mucha menos probabilidad de contraer enfermedades respiratorias, entre ellas el asma, que quienes consumen la menor cantidad de ese nutriente. Además, según el Dr. Hatch no hace falta mucha vitamina C para cosechar estos beneficios. Las investigaciones indican que 200 miligramos diarios, que es más de tres veces la Cantidad Diaria Recomendada (o DV por sus siglas en inglés) de 60 miligramos, bastan para mantener fuertes los pulmones.

Es más fácil obtener grandes cantidades de vitamina C que otros antioxidantes. Un vaso de 6 onzas (180 ml) de jugo de naranja recién exprimido, por ejemplo, proporciona 93 miligramos de vitamina C, un tercio más que la DV. Otras fuentes muy buenas son los cítricos, el pimiento morrón (ají, pimiento morrón), el brócoli, las coles (repollitos) de Bruselas y la fresa.

 

Fuente: La Guía Médica de Remedios Alimenticios, página 126, escrito por Selene Yeager y los editores de Prevention en Español.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario